Justin Beiber podría enfrentarse a una multa por Tatuar Ilegalmente.

Justin Beiber podría enfrentarse a una multa por Tatuar Ilegalmente.

Justin Beiber podría enfrentarse a una multa por Tatuar Ilegalmente.

JUSTIN BIEBER PODRÍA ENFRENTARSE A UNA MULTA a DE 2.000$ POR TATUAR ILEGALMENTE

Al artista canadiense siempre le ha llamado la atención el mundo de la tinta,
de hecho tiene varios tatuajes en su cuerpo -un búho de la suerte, un símbolo griego o el nombre de uno de sus trabajos más exitosos Believe, entre otros. Pero esta vez, el artista ha querido estar al otro lado y ser el tatuador.

El intrépido Bang Bang, un especialista de los tatuajes, ha sido lo suficientemente valiente como para ponerse en manos del joven Bieber -sin experiencia alguna en el mundo de los tatuajes. El hecho tuvo lugar el pasado mes de junio, cuando Bieber aun tenía 18 años, en el estudio del tatuador,Bang Bang Tattoo Parlor, en el bajo East Side de Nueva York.

Justin Bieber acudió al centro y durante 15 minutos estuvo tatuando a Bang Bang. El cantante canadiense dejó volar su imaginación y, sin boceto ni nada, se atrevió a tatuar a Bang Bang. El atrevido dueño de la tienda, cuyo nombre real es Keith McCurdy, confió en la creatividad del canadiense, que decidió tatuarle una especie de Mickey Mouse musculado, aunque sin mucha fortuna.  El dibujo del ratón iba acompañado de la palabraswaggy, un término muy empleado por el cantante y por sus fans, las believers, que significa tener mucho rollo.

Tras ponerse en manos de Justin, Bang Bang escribió en su Twitter las siguientes palabras: “@justinbieber gracias por mi tatuaje hermano!” Y es que el tatuador profesional es un aficionado al riesgo, ya que no es la primera vez que se pone en manos de un inexperto. Katy Perry, Chris Brown y Rihanna, entre otros, ya han diseñado algún tatuaje para Bang Bang.

Pero no siempre elegimos las mejores aficiones, y en este caso a Justin le puede salir cara. En 2009 la de Barbados le tatuó a McCurdy y a otras dos personas una letra ‘R’, por su nombre, y el Departamento de Salud actuó de inmediato. El Departamento de Salud de Nueva York acusó al salón East Side Ink de “Operar con un tatuador sin licencia”, lo que les costó una multa de 1.567€ (2.000$).

Deja un comentario